El ENCUENTRO


Ella estaba ensimismada en su ambiente, los colores, las paredes fileteadas…Todo parecía perfecto pero no…y se dio cuenta que estaba fuera de lugar, fuera de la vida, como mirando desde lejos. Él se acercaba y como moviéndose en el viento, su figura se mecía y sus ojos se fijaron en su rostro como si lo hubiera conocido muy bien. Esa imagen siempre la recordaría.
Se sentó a su lado y conversó con ella con tanta convicción que le hizo sentir un placer inexplicable, y tuvo miedo. Miedo de perderse en esa mirada, que pudiera poseerla solo por ese gesto. No vio su alma atribulada pero algo le decía que él estaba sufriendo, y a la vez que advertía en ella la necesidad de defenderse, le dieron ganas de protegerlo y se aferró a sus manos como queriendo retenerlo. No sospechaba que ese contacto con su piel la iba a atar a su vida porque en definitiva se había producido un encuentro entre sus almas.
El destino tenía otros caminos y volvieron a separarse como quizás ya había ocurrido en otras vidas. Él se hundió en una lucha de sentidos, en un rescate interior .Ella quedó suspendida en el tiempo queriendo volar, pero tenía una sola ala…
Cuando el destino quiso acercar sus almas nuevamente, aunque había pasado mucho tiempo sus sentimientos estaban intactos y fue feliz como nunca en ese vuelo, que aunque efímero, fue profundo haciéndola despertar de un prolongado letargo, enseñándole a ganar altura.
Pero él estaba herido y no podía elevarse con ella , tenía que alejarla para cumplir sus propios mandatos y dejarla vivir su realidad. Ella sintió como se le desprendía un trozo de su alma cuando advirtió que él luchaba para apartarla de su corazón. Eso era difícil de aceptar y vino un tiempo en el que paradójicamente mientras creían alejarse, ella se hacía fuerte en él y una parte de él se hacía espíritu en ella. De esta manera entendieron la separación. Así en un doloroso aprendizaje ambos reconstruyeron sus alas y las heridas cicatrizaron.
Ahora sus vidas están separadas por la distancia pero unidas por algo que es su esencia y volverán a encontrarse a lo largo de esta vida y a lo largo de la inmensidad de forma permanente y recurrente, en momentos de lucha y en momentos de gloria, porque se reconocieron en un mismo destino y encontraron su razón de ser en la unión de ambos para alcanzar a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

SUEÑOS DE VERANO

SUEÑOS DE VERANO
Poema de mi amigo poeta y escritor, GRACIAS REL !!
Este mar de vencidas flotas invenciblesy botellas sin mensajes
no guarda en su memoria un solo capitán
que le cediera el barco sin suicidios
No guarda nada
Ni siquiera el gesto altivo de los conquistadores
ni la torva ilusión del inmigrante
ni la codicia de sus audaces marineros
trepando arboladuras con largos catalejos
Por este mar desnudo con sus pechos de arena
navega una tragedia que apenas se divisa
en el blando horizonte de la lejanía
Sus ahogados se esconden en la bruma de Islandia
y en sus cabellos luce arcabuces corsariosy lingotes del Inca
Pero en la serena realidad del arte
es apenas un cuadro de intencionado olvido
o un recuerdo piadoso de nuestra historia líquida

Roberto Esmoris Lara

www.quenoseademasiadotarde.blogspot.com
MIRANDO A UN ANIMAL

Principiante compañero
de este viaje al que llamamos Vida…
¿Quién me mira detrás de tu mirada,
a través de esos ojos sin malicia
que avergüenzan a mi mirada humana?
¿Quién te mueve, quién te impulsa, quién te habita?
¿Quién se irá de ti cuando te mueras?
¿Llevando qué experiencias, qué misterios?
¿Para qué simple o profundo aprendizaje
gozas y sufres silenciosamente?
Tal vez sea Dios el que te necesita
para jadear, retozar y acoplarse,
jugar y desangrarse a través tuyo.
Animal, tú que observas este mundo
sin interpretaciones ni prejuicios:
¿Qué realidad es la real? ¿La que percibes
con tus sentidos limpios de opiniones,
o la que mi intelecto juzga cierta?
Tú cumples bien con tu breve destino:
ves cuando miras, oyes cuando escuchas,
estás presente con toda tu esencia.
Tú no te jactas de espiritualidades.
No pretendes ser: eres el que eres.
Apiádate, animal, de mi ignorancia:
tú que vibras a pleno y que te exaltas,
enséñame el secreto de la Vida:
a entregarme con tu misma inocencia
para que Dios me encuentre disponible.


Virginia Gawel




NO USES PIELES

NO USES PIELES